La genética del elefante

Por una extraña mutación genética, el elefante había nacido con su rugosa piel rayada. Como si de una cebra se tratara, los colores blancos y negros decoraban su cuerpo.

Las rayas blancas se extendían desde su lomo hasta su espalda. Las rayas negras no eran tan extensas y parecía que invadían el terreno de las blancas.

Las blancas mostraban su superioridad de forma apabullante. Las negras trataban de hacerse fuertes conquistando partes prohibidas.

Ajeno a estas luchas, el elefante se sentía desdichado, sólo en presencia de niños valoraba su diferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *