Los colores de la vida

Desde que aprendí los colores hasta ahora han pasado muchos años. Al principio todo era multicolor: árboles azules, mares rojos, cielos verdes…

Crecí y me invadieron los filtros y aprendí a utilizarlos: colocados adecuadamente reducían reflejos o realzaban matices. Los árboles dejaron de ser azules para ser verde rabioso, los mares dejaron de ser rojos para ser azul extremo, los azules del cielo contrastaron violentamente con los blancos de las nubes.

Más tarde descubrí el tecnicolor y me instalé en él: los árboles se hicieron verdes, pero podían ser marrones o amarillos, los mares se hicieron azules y los cielos azules podían ser rojos o grises.

Luego todo se fue disipando y una capa de arena primero fina y después gruesa lo fue cubriendo todo.

No sé en qué proporción o en qué medida fui perdiendo nitidez y tonalidad. Solo sé que ha sido poco a poco, paso a paso.

Hoy, no puedo abrir los ojos sino es en escala de grises.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *