Los sueños se cumplen

Cuentan, y es realidad, que después de setenta y cinco años andas montada en un avión rebosante de ilusión.

Cuentan que la vida, la del día a día, te ha hecho esperar setenta y cinco años para concederte el deseo de volar y que tú, paciente, has sabido aguardar. Hoy, me hubiera gustado verte entrando al avión y observar tu cara, y haberte sacado una foto para guardarla, para siempre, para poder demostrar que los deseos se cumplen.

Cuentas que setenta y cinco años son muchos, que las fuerzas ya fallan, que te van abandonando y que te hacen sentir “vieja”. Cuentas que la memoria se pierde y que las palabras se esconden y que tienes que jugar con ellas para poder encontrarlas.

Cuentas que te ha tocado reponerte de muchas dificultades y que lo has hecho porque la vida, la del día a día, todavía oculta cosas hermosas que tienes que descubrir.

Cuentas que has estado nerviosa preparando el viaje porque lo nuevo, lo desconocido, te produce respeto, pero que tu deseo es tan grande que cualquier dificultad será menor. Sabes que conquistarás los cielos.

Cuento que eres muy valiente.
Cuento que preparar el viaje te ha llenado de alegría.
Cuento que tu ilusión es la misma que la de un niño cuando vuelve al cole después de sus vacaciones.
Cuento que me tienes emocionada.

9 Comentarios en “Los sueños se cumplen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *