Barreras

Quería tan sólo vivir aquello que tendía a brotar espontáneamente de mí. ¿Por qué habría de serme tan difícil…? Si no me hubiera enfrentado a todas las dificultades que se me han ido presentando, ¿qué habría sido de mí?

Desde pequeñito supe apañármelas bien. Como cualquier niño, fui a la escuela. Aprendí a leer, a escribir y a comer con la izquierda, a correr, a nadar, incluso a jugar a peleas. Mi hermano mayor fue mi doble, mi escudo y mi bastón.

Mis padres siempre me animaron. Nunca olvidaron su culpa y trataron de borrar su pecado, dedicándome sus vidas en exclusiva. Me hicieron fuerte y valiente, borraron mis miedos, me inculcaron valor y arrojo, bravura y ánimo.

Todo ha cambiado. Ahora, que he crecido, que soy mayor y que te tengo delante, me topé con mis barreras. Me abandonaron las palabras y por primera vez me sentí torpe. No supe convencerte.

Hasta ahora nunca sentí que me faltara nada.

Perdóname, no debí besarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *